Se registran en el mundo más de un millón de infecciones de transmisión sexual al día

El Observatorio de Bioética se ha hecho eco de un informe elaborado por la OMS donde se contabilizaron en el mundo 156 millones de nuevos casos de tricomoniasis, 127 millones de clamidia, 87 millones de gonorrea y 6,7 millones de sífilis, un aumento de las enfermedades transmisión de sexual muy preocupante.

Según el último informe de la Organización Mundial de la Salud, cada año se producen en el mundo alrededor de 376 millones de nuevos casos de sífilis, clamidia, gonorrea y tricomoniasis, cuatro de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes. Esta cifra supone más de un millón de infecciones al día. La investigación detalla que, en 2016, el año en que se realizó el análisis, se contabilizaron en el mundo 156 millones de nuevos casos de tricomoniasis, 127 millones de clamidia, 87 millones de gonorrea y 6,7 millones de sífilis (ver más AQUÍ).


Les proponemos un estupendo libro cuyo ensayo está planteado en positivo Sida, repensar la preveción. Este libro nos pone al día de la actualidad de la epidemia del sida, tratamiento, etc. pero también incluye hitos históricos de la enfermedad desde su descubrimiento, y personas referentes que han acompañado esa historia.

Victimismo, la manipulación emocional más común

Todos en algún momento u otro de nuestras vidas nos hemos topado con esa clase de persona que se disfraza de víctima para conseguir nuestra atención. Son personas que utilizan la queja y la lamentación para obtener las atenciones emocionales que necesitan e imponer sus voluntades. El victimismo en la manera de manipular emocionalmente más común.

Pero el victimismo es precisamente una de las herramientas que los poderosos dirigentes o plataformas globalistas, hacen uso para la paráctica del aborto, afianzar las teorías de la ideología de género e incluso los populimos políticos de izquierdas para convertirse en la solución al mundo.

¿Pero cómo o por qué se produce el victimismo?

La prestigiosa agencia Aceprensa, tieen un artículo muy elocuente donde explica con meridiana claridad y alto conocimiento, sobre este tema tan emocional y poco racional.

La ética de las emociones, tan ligada a la cultura terapéutica dominante en la actualidad, “termina socavando la razón y la habilidad para participar en el discurso civil con base en la razón”. Así lo cree James Nolan, profesor de sociología en el Williams College, de Massachusetts, y autor de The Therapeutic State: Justifying Government at Century’s End (1998).

La periodista Ella Whelan le ha entrevistado para Spiked Review casi veinte años después de publicada su obra, para la que previamente había estado tomando nota del cambio de perspectiva del gobierno estadounidense –de lo punitivo a lo curativo– en su respuesta a fenómenos como la criminalidad asociada a las drogas. [Seguir leyendo]


Pincha sobre la imagen para saber más de esta publicación

Como libro complementario os proponemos una estupenda guía que os ayudará a encauzar las emociones, porque en realidad, las emociones en sí mismas, son buenas y necesarias, pero no deben “poseernos” hasta perder la capacidad de razonar.

La realidad del aborto como nunca antes se había visto

Las campañas contra el aborto se han caracterizado por dos estratégicas muy diferenciadas: mostrar abortos o mostrar la vida.

Los seguidores de la estrategia de “mostrar abortos” pretendían abrir los ojos de aquellos que consideraban que el aborto no era más que una breve intervención para quitarse un cúmulo de células que no eran ni humanas… (uno de los tópicos más mentirosos que siempre ha usado el loby mundial proabortista).

Por otro lado, los que hacían campaña en positivo “mostrando la vida” con fotos de bebés sonrientes, indicando a las madres que dudaban sobre si abortar o no, con un mensaje subliminal de “mira lo que te pierdes” también hicieron mucho bien, pero creemos desde nuestro punto de vista que ambas ni tan siquiera se complementaban, si no más bien iban a públicos distintos.

Pero si hay algo que es una realidad es que los políticos y las instituciones globalistas se empeñan en corromper el sentido natural de la vida y la protección de esta y muchos ciudadanos del mundo lo asumen como un derecho, el derecho a matar “porque yo lo digo”, ya no hay ni los tres clásicos de los supuestos (violación, malformaciones del feto y secuelas spsicológicas de la madre) por donde se cuelan todas las leyes del aborto hasta las últimas que proliferan en Estados Unidos, de mano de los demócratas, que acepta el derecho de la madre a abortar hasta el momento del parto, lo que supone un verdadero infanticidio.

Precisamente por eso, porque los verdaderos culpables de este crimen organizado y globalizado es de los que ostentan el poder legislativo, financiero y mediático, hay que recordarles ésto, ahora que han olvidado todos los partidos parlamentarios, los que juraron en la constitución (defender la vida), los que pretenden legalizar la muerte de inocentes e indefensos, apoyados por las administraciones y que asesina a varios millones de niños cada año por aborto quirúrgico, químico y F”iV”´s

Avisamos que este vídeo yiene las mágenes más duras que se han conocido sobre la ejecución del aborto, puede herir sensibilidades. No obstante consideramos que es necesario verlo y difundirlo en una sociedad cada vez menos racional y más emocional.

Una vez más, recomendamos el libro Imperio de la muerte. ¿Quién se está forrrando con el negocio del aborto? porque sigue siendo tan clarividente (y valiente) como el primer día.

“Ninguna vida es indigna por el sufrimiento que padezca”. Valoración bioética del caso Noa Pothoven

La más que fiable organización Observatorio de Bioética, trae otro de sus muchos estudios de valoración ética sobre la eutasia y su reflejo en la dignidad de la persona.

A Noa Pothoven, una adolescente holandesa de 17 años se le dejó morir por inanición el pasado domingo. La joven sufría desde hace años estrés postraumático, anorexia y depresión tras haber sido sometida a abusos sexuales y violación desde los 11 a los 14 años.
Noa quería acabar con su vida porque ya no podía aguantar más su sufrimiento y solicitó la eutanasia. Los médicos se la negaron invitándola a que siguiera antes “un trayecto médico y de maduración personal”. La eutanasia es legal en Holanda desde 2002, y a partir de los 12 años pueden pedirla niños con enfermedades sin curación y padecimientos insufribles. Los menores necesitan el permiso de los padres, pero desde los 16 años deciden por su cuenta, siempre que tengan autorización y ayuda médica. En este caso, se le denegó por considerar que no reunía los requisitos exigidos por la ley.

La Asociación holandesa de Psiquiatría publicó en 2018 un protocolo para guiar a sus miembros cuando un paciente pide morir. “Como un desorden psíquico puede influir en la capacidad para discernir del paciente, es difícil saber si ese deseo es voluntario y meditado. Al menos dos expertos deben evaluar la situación, que es poco frecuente: de las 6.858 peticiones de eutanasia registradas en 2017, 83 tenían base psiquiátrica”, indica el código de conducta.
A pesar de lo publicado estos días en algunos medios nacionales e internacionales asegurando que a Noa se le había practicado la eutanasia, el ministro de Sanidad de los Países Bajos, Hugo de Jonge, ha afirmado que “no ha habido eutanasia en este caso”. Además, el ministro asegura que ha pedido a los inspectores del servicio sanitario y de juventud que investiguen las circunstancias del fallecimiento de la joven.

La familia de la chica ha afirmado mediante un comunicado publicado en el diario holandés “De Gelderlander” que «Noa eligió no comer ni beber más» y que «eso fue la causa de su muerte». Noa anunció recientemente en “un triste último mensaje” en Instagram que había dejado de comer y beber por un tiempo. Afirmó que ésta era una decisión bien considerada y definitiva”.

¿Se podía haber evitado la muerte de Noa? [seguir leyendo]

Varón y mujer: la complementariedad o la conveniente reciprocidad de personas de distinto sexo.

¿No has leído todavía la nueva obra de Jorge Scala Varón y mujer: la complementariedad o la conveniente reciprocidad de personas de distinto sexo? Pues no sabes qué tiempo tan rico estás perdiendo.

Jorge Scala reaparece con un nuevo ensayo: Varón y mujer: la complementariedad o la conveniente reciprocidad entre personas del mismo sexo, es un nuevo texto que reúne en sus páginas las citas más reseñables de los bioéticos más relevantes del mundo entero en las que de una forma u otra tratan de hacer comprender que la antropológica natural es una necesidad para la supervivencia de la especie humana, además de la retroalimentación que procura en ambas direcciones, enriqueciéndose mutuamente

Jorge Scala fue conocido en España en 2010 por otro importante ensayo La ideología de género o el género como herramienta de poder, del que ya se han vendido unos cuantos miles de ejemplares, tanto en libro físico como electrónico.

Con esta nueva publicación, este argentino, abogado en ejercicio y un reconocido conferenciante en Iberoamérica, Varón y mujer: la complementariedad (Sekotia, 2019) no pretende combatir el discurso políticamente correcto, sino aportar argumentación para descubrir la maravilla que es la complementariedad, o reciprocidad, entre las personas de distinto sexo, y lo que por ende se pierden los que pretenden defender su estilo de vida desde un punto demasiado personalista, o los movimientos ideológicos que lo fomentan y defienden.

Este libro pretende desvelar parte del misterio de la persona. Esto implica una multiplicidad de perspectivas —filosófica, teológica, experiencial, jurídica, sociológica, psicológica, etc.—; cada una con sus propias reglas de juego —objeto, método, herramientas—. No mezcla los planos y respeta las reglas de juego metodológicas de cada saber. No pretende convencer, en palabras del propio autor, pero sí aspirar a mostrar la belleza del ser humano.

En bastantes ocasiones, el enfoque irá a contrapelo del “pensamiento único”, o lo “políticamente correcto. Esto exige precisión en el lenguaje. De lo contrario, sería imposible entablar un diálogo con los lectores de la obra.

Una ventaja importante del ensayo, es que no es exhaustivo en ninguno de los temas que toca porque se centra en lo fundamental y, en algunas ocasiones, se ilustra con algunos ejemplos.

Los valores que transmite el contenido de Varón y mujer: la complementariedad son valores antropológicos que nos hacen volver la mirada hacia nosotros mismos, a la conjunción de la sociedad desde la familia. Si quieren decirlo, de corte natural, o conservador desde el punto de vista de la vida y la concepción de esta.

El porno es un espectáculo y, como tal, una mentira… y es accesible desde la infancia

La apreciación de la realidad de muchas personas se confunde con la ilusión de un deseo, muchas veces escondido en el subconsciente que le lleva a vivir algo que está fuera de la realidad. Uno de estos casos es la felicidad que se confunde con pasarlo bien. Esa es la base del entretenimiento que proporciona el ocio de hoy: impresiones cada vez más fuertes que te hagan vivir un mundo paralelo para que no pienses en tu infelicidad.

La palma de esta tendencia, fruto del nihilismo posmoderno, es la pornografía. Nunca en la vida había sido tan fácil y barato acceder a la carne cruda. Y, cuando digo fácil, es que es tan fácil como ser poseedor de un smartphone, herramienta a la que acceden con rango de propiedad cada día más niños y niñas, cada vez más jóvenes. Se ha convertido en el regalo estrella de papás y abuelitos cándidos para las Primeras Comuniones -que las tenemos a la vuelta de la esquina-, Reyes Magos o final de curso. Da como resultado que el 6,9% de los niños de 9 a 10 años puedan chatear y que a los 12 años, el 75,1% también lo hagan, y un 91,2% a partir de los 14. Es absurdo por parte de los adultos, por peligrosa y por innecesaria, exponer a los menores a ciertas experiencias de las que desconocemos sus consecuencias. Y no lo digo yo, también los sexólogos de prestigio avisan contra estas tendencias tan modernas y tecnológicas. Si nos llevamos las manos a la cabeza cuando se pretende dar cancha amplia a grupos LGTB, donde les hablan de la libertad de género y el uso en barra libre de su cuerpo y el ajeno, siempre y cuando haya consentimiento… ¿Por qué no vemos el peligro de este regalo envenenado? Y no está de más recordar, que ese cacharro se considera como un terreno privado donde conversaciones, visitas a sitios, app y juegos, quedan ocultos a sus padres, aunque sean ellos quienes paguen la factura.

[Si desea leer el artículo completo, siga este enlace]

Libro recomendado

BDF -Bienestar Digital Familiar de José María Corbí. Si reconocemos que la ventana por donde se cuelan aquellos que no deseamos para nuestros hijos precisamente es el móvil o celular, la tableta o el ordenador, este libro es imprescindible. Escrito por un padre de familia que se dedica profesionalmente al marketing online y que sabe qué hacer y qué decir para evitar en la medida de lo posible los encuentros de nuestros hijos con el otro lado de sus pantallas. Un libro magníficamente estructurado con gráficos y cuadros muy pedagógicos, que enseñan a padres, madres, orientadores escolares, tutores, etc… porque abordan las principales preocupaciones relacionadas con la “vida digital” posibilitando que, al terminar la lectura, sean conscientes de a qué se enfrentan.

 

Embarazo, aborto espontáneo y provocado: su influencia en la salud y en la mortalidad de las madres

Puede establecerse una correlación entre abortos, tanto espontáneos como provocados, e incremento en el riesgo de muerte o la aparición de determinados trastornos en las mujeres analizadas.
El Observatorio de Bioética, perteneciente al Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Católica de Valencia ha publicado recientemente este artículo del doctor Julio Tudela

Varios estudios han analizado la posible relación entre el historial de embarazos, abortos espontáneos y abortos provocados y el riesgo de sufrir determinados trastornos, así como las tasas de mortalidad en determinadas poblaciones de mujeres.

Una revisión sistemática, muy robusta estadísticamente, ha tratado de aglutinar estos estudios con el fin de extraer conclusiones representativas sobre la incidencia de los abortos, tanto espontáneos (“miscarriage”) como provocados (“terminations of pregnancy” (TOP))- en la frecuencia de aparición de determinados problemas de salud y tasas de mortalidad subsiguiente en las mujeres que han experimentado un embarazo, así como la posible relación entre el número de embarazos no finalizados y el incremento de estos riesgos en una misma mujer.

El estudio ha seleccionado un total de 68 trabajos que han relacionado la tasa de embarazos que acaban en nacimientos y los que terminan en aborto, con la prevalencia de trastornos y mortalidad en las mujeres afectadas.

Del análisis de los datos ofrecidos en los diferentes trabajos seleccionados, los autores extraen la conclusión de que puede establecerse una correlación entre abortos, tanto espontáneos como provocados, (…) [Ver artículo completo]

El artículos está fragmentado en estas dos partes tan importantes:

–> Mayor riesgo de muerte tras un aborto provocado

–> Causa-efecto entre aborto provocado y diversos problemas de salud

Libro recomendado: Mujeres Silenciadas propone ir más allá de los aspectos políticos del aborto. Durante más de 30 años, en los Estados Unidos se ha mantenido un debate abierto sobre el aborto. En ese período de tiempo, más de 30 millones de mujeres han abortado al menos una vez en su vida… ¿Qué ha sucedido con ellas a lo largo del tiempo? ¿Cómo y con qué se han tenido que enfrentar?

Para tener autoridad… ¡de la buena!

Lo primero felicitar a todos los padres en este día tan señalado para ellos. Y por esta razón traemos este artículo  de Álvaro Lucas a raíz de la traducción de este libro: How to Raise Kind Kids.  Thomas Lickona, en este libro  hace un retrato de los padres con una autoridad clara, que combina razonamientos con cariño.

Las cinco claves fundamentales son las siguientes:

1. Tienen claros algunos principios de actuación de acuerdo con los valores de la familia.

2. No permiten ninguna contestación irrespetuosa, ni en el tono ni en el contenido.

3. Se toman en serio las cosas pequeñas de los hijos.

4. Enseñan disciplina de un modo en que los hijos asuman la responsabilidad de sus actos.

5. Supervisan con delicadeza.

Si las normas están claras y razonadas desde el principio, los hijos entienden que no son arbitrarias.

Si quieres leer el artículo completo, sigue este ENLACE

Cómo educar hijos amables ¿En qué consiste la verdadera amabilidad?

¿Por qué ser buenos? ¿Por qué hacer el esfuerzo de desarrollar un carácter amable? ¿En qué consiste la verdadera amabilidad? Son preguntas que plantea Thomas Lickona en su libro How to Raise Kind Kids. Ser una persona con carácter significa tratar de ser la mejor persona que se puede ser, pero teniendo claro que dar lo mejor de sí no significa ser perfecto. (por Álvaro de Lucas)

How to Raise Kind Kids es el resultado de toda una vida dedicada a la educación del carácter. Lickona, especialista en psicología del desarrollo, es el director y fundador del Center for the 4th and 5th Rs (Respeto y Responsabilidad) en la Universidad del Estado de Nueva York.

(Artículo publicado en Aceprensa)

No se trata de promover constantemente acciones externas, sino acciones motivadas por una actitud interior de preocupación por la felicidad de los demás

En este libro sostiene que la amabilidad no es simple cortesía, sino el fruto de la decisión de querer hacer el bien y del ejercicio de una serie de virtudes. Como decía Aristóteles, “llegamos a ser buenos haciendo el bien”. Por eso, los padres deben convertirse en los entrenadores del carácter de sus hijos, ayudándoles a convertir ciertos comportamientos en hábitos. Y una parte importante de la labor de un entrenador del carácter es saber hacer todo esto en el momento adecuado.

La amabilidad como actitud.- En un discurso dirigido a un grupo de estudiantes de la Universidad de Syracusa, el escritor estadounidense George Saunders les propuso que pensaran a qué personas recordaban con un cariño profundo, contestando él mismo que seguramente les vendrían a la cabeza aquellas que habían sido especialmente amables con ellos. Pues todo aquel que se precie de ser un buen padre quiere que sus hijos sean recordados así.

Los padres quieren que sus hijos sean buenas personas, que sean felices, que tengan amigos; que descubran sus talentos, el sentido de sus vidas y que logren cierto nivel de éxito en aquello que se sientan llamados a llevar a cabo. Pero el éxito será hueco si no tienen un buen carácter.

Si nos preocupamos de verdad por fomentar la amabilidad, encontraremos la manera de proporcionar estructuras de apoyo que ayuden a los niños a superar tendencias sociales negativas y a desarrollar una comunidad que tenga sus propios medios para que nadie quede fuera de ella. No se trata de promover constantemente acciones externas, sino acciones motivadas por una actitud interior de preocupación por la felicidad de los demás.

Hijos con derecho a todo.- Desde una perspectiva centrada en Estados Unidos, pero trasladable en muchos casos a otros países, Lickona llama la atención sobre algunos factores que contribuyen al déficit de amabilidad en la sociedad actual.

Uno es la mayor crispación política. Mucha gente que solía discutir sus diferencias políticas e ideológicas con amigos o conocidos confiesa que hacerlo ahora es más difícil, si no imposible. Los padres deben afrontar este problema con los hijos, adaptando las conversaciones a sus edades. Es adecuado preguntarles en momentos distendidos –por ejemplo, durante la cena– qué comportamientos observan en el colegio. Cómo se tratan los compañeros unos a otros. Comentar las noticias. Plantearles cómo actuarían en determinadas situaciones. Cómo podemos demostrar respeto hacia aquellas personas que piensan de manera diferente a nosotros.

Otro problema es la mentalidad del derecho a todo, que ralentiza que nuestros hijos sean conscientes de la responsabilidad que tienen en el desarrollo del bienestar y la felicidad de otros, empezando por la propia familia. La responsabilidad está estrechamente conectada con la amabilidad, pues en la medida en que los niños son amables piensan con naturalidad en los demás y menos en sí mismos. Por eso, cuando la amabilidad tiene un papel destacado en la cultura familiar, los hijos disfrutan más haciendo cosas por los demás.

En muchos casos, el carácter endeble de los jóvenes es el resultado de que no les haya faltado de nada, además de tener padres que les sobreprotegen. Los padres de hoy ya no son padres helicóptero, sino “cazas de guerra”, dice Lickona. Para ilustrar esta realidad pone el ejemplo de unos padres que con una hija de 9,7 de media quieren saber cómo pueden ayudarla a mejorar… en sus estudios.

Otros dos factores son el dominio de las pantallas en la vida familiar y la sexualización de nuestra cultura, alimentada por la pornografía y por los aspectos más nocivos de las redes sociales.

Cómo crear una cultura familiar positiva.Para lograr que los hijos lleguen a ser amables, respetuosos y responsables es necesario fomentar una cultura familiar en la que sus miembros estén constantemente instados a vivir por un ideal elevado que tenga en cuenta a los demás y responda a sus necesidades con espíritu de generosidad. Lickona sugiere seis principios de actuación:

Hacer del carácter una prioridad en la familia. Así como las empresas se definen mediante una misión, también las familias deben pararse a pensar qué es lo que las define. ¿Qué clase de familia nos gustaría ser? Cuando llevas a cabo esta tarea, quieres hacer explícitos y concretos tus valores principales para que todos en la familia los tengan claros, cada uno a su nivel.

Es importante que los hijos participen activamente en la definición de esa misión y valores, porque si se utilizan algunas de las ideas que proponen, su compromiso será mayor. Cualquier conflicto, suceso o situación de tensión deberá verse con los ojos de la misión, haciendo más fácil una respuesta clara y común por parte de todos.

Cuando la amabilidad tiene un papel destacado en la cultura familiar, los hijos disfrutan más haciendo cosas por los otros

Un ambiente familiar positivo y amable no es posible sin la gratitud como bandera. Es fundamental mostrarse agradecido por lo que otros han hecho por nosotros. Las frecuentes expresiones de agradecimiento crean una atmósfera familiar de cariño. Crear rituales de agradecimiento como dar gracias antes de las comidas, comenzar una conversación familiar haciendo una ronda de agradecimientos ¿Por qué tenemos que dar gracias hoy? Y dar gracias con los niños antes de ir a dormir. La gratitud es un gran paso en el desarrollo de una cultura de la amabilidad en una familia.

Dedicar a los hijos tiempo y afecto. Dedicar tiempo a cada hijo, incluso cuando se tiene una familia numerosa, porque en ese tiempo muchas veces se producen ocasiones para que cuenten sus cosas en una forma más íntima. Evidentemente, las comidas en familia son esenciales porque supone una inyección de intimidad familiar para compartir nuestros pensamientos, experiencias y valores. En ellas surgen de un modo natural preguntas sobre el mejor o el peor momento del día, qué cosas hemos aprendido, a quién hemos ayudado o si nos han ayudado en algo. Este tipo de encuentros facilita que cuando alguno de los hijos tiene un problema, pueda compartirlo en familia y se le pueda ayudar.

Ejercer la autoridad con delicadeza. En The Moral Child, William Damon, psicólogo de Stanford, afirma que el futuro desarrollo moral de los hijos descansa en cómo hayan logrado sus padres hacerse respetar y ser obedecidos. Por otro lado, en Take Back Your Kids, el psicólogo de familia William Doherty afirma que “nos enfrentamos a una epidemia de inseguridad parental”. Los padres que desarrollan una autoridad adecuada suelen combinarla con razonamientos y cariño, pero atajando desde el principio cualquier falta de respeto.

Dar a los niños voz y responsabilidad en la familia. Diversos estudios demuestran que los niños se benefician de las experiencias de refuerzo moral. Estas experiencias les permiten participar en decisiones que afectan a sus propias vidas y las de otros. A lo largo del tiempo, les ayuda a desarrollar confianza en su capacidad para influir en el entorno y aumenta su deseo de contribuir con un impacto positivo en el mundo.

Es importante también darles responsabilidades desde pequeños de acuerdo con su edad. Hacerles ver que es un privilegio pertenecer a una familia, pero ese privilegio comporta unas responsabilidades. Por eso no hay que olvidar, como señala Irene Freundorfer, educadora familiar y madre de seis chicos y cuatro chicas (www.10kids.com) que “incluso aunque se trabaje para lograr una actitud cooperativa, se debe dejar claro a los hijos que hacer su parte de las tareas del hogar no es una opción, sino una obligación”.

Difundir la compasión más allá de la familia. En Parenting for Character, el educador Andrew Mullins explica cómo un amigo logró implicar a su hijo de 15 años en la ayuda a los más necesitados. El chico insistía una y otra vez en que su padre debía comprarle unas nuevas zapatillas de 200 dólares, hasta que el padre le propuso un día salir a cenar fuera de casa. Le llevó a la ciudad y allí estuvieron haciendo cola en un comedor social. Han pasado ya dos años y desde entonces el chico colabora en ese comedor social una vez a la semana.

¿Cómo hacer ver a los hijos que la gente fuera de nuestra familia también nos debe importar? Con el ejemplo.- Hay miles de historias de chicos que cambian su actitud por la experiencia del servicio directo a los demás. ¿Cómo hacer ver a los hijos que la gente fuera de nuestra familia también nos debe importar? Con el ejemplo. Lickona cuenta que uno de sus estudiantes compartió con él un recuerdo de algo que su padre había hecho: “En un frío día de diciembre en Brooklyn, cuando tenía 10 años, regresaba a casa con mi padre conduciendo el coche cuando él se dio cuenta de que había una persona aterida en la acera. Sin pensarlo, paró el coche, salió y le dio su abrigo, su gorro y sus guantes. Cuando le pregunté por qué había dado sus prendas a un desconocido, me contestó ‘porque los necesitaba’. Me sentí muy removido por la bondad de mi padre”.

Adoptar una visión noble de la vida. Otro estudiante de Lickona se quejaba al terminar un programa de educación del carácter de que, a pesar de que era bueno practicando el levantamiento de pesas, no podía competir con otros deportistas porque muchos de ellos consumían esteroides. Su profesor de educación física les había mostrado una encuesta en la que se preguntaba a los levantadores de pesas qué harían si pudieran tomar una droga que les garantizara ganar todas las competiciones en los próximos cinco años, aun teniendo la seguridad de que al terminar ese tiempo morirían inevitablemente. La mayoría contestó que la tomarían sin dudarlo.

¿Por qué un número significativo de jóvenes viven la vida con un enfoque cortoplacista? La respuesta de Lickona es que tienen un vacío espiritual. Algunos jóvenes carecen de una noble visión de la dignidad humana, del destino humano, del último significado de la vida. No saben por qué están aquí.

Algunas investigaciones recientes muestran que la fe y la práctica religiosa pueden ampliar las aspiraciones de los jóvenes. El informe sobre tendencias de la juventud Religious Involvement and Children’s Well-Being indica que los jóvenes que asisten con mayor frecuencia a servicios religiosos y que afirman que la fe es importante en sus vidas tienen mayores niveles de altruismo y menos de consumo de alcohol y drogas. Una de las maneras que tiene la religión de prevenir comportamientos antisociales o dañinos en los chicos es orientarles para que escojan a amigos que no estén relacionados con esa.

Alianza Intelectual en Defensa de la Vida. Seleccionamos libros en defensa de la vida y de la dignidad del ser humano.