El Vaticano aprueba la “bendición de un niño en el útero”. Familias que crecen.

El rito pretende apoyar a los padres que esperan el nacimiento de sus hijos, alentar a las comunidades parroquiales a la oración y el reconocimiento del don de los niños por nacer y crear conciencia del respeto de la vida humana en la sociedad.

El 26 de marzo, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) informaba, en un comunicado oficial, de que la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha dado su aprobación al nuevo rito de “Bendición de un niño en el útero“.

Según informa Aciprensa, esta bendición fue redactada por el Comité del Culto Divino de la USCCB al constatar que no existía un rito aprobado para tal fin. El Cardenal Daniel Di Nardo, secretario del Comité de actividades Provida de la Conferencia episcopal norteamericana, manifestó su alegría al comunicar la noticia: “Estoy impresionado por la belleza de la vida humana en el útero“, comentó.

 “No podría pensar en un mejor día para anunciar esta noticia que la fiesta de la Anunciación, cuando recordamos el ‘Sí’ de María a Dios y la Encarnación de ese Niño en ella, en ese útero, que salvó al mundo”, añadió en referencia al día escogido para dar el comunicado, la Solemnidad de la Encarnación del Señor.

 “Queríamos hacer este anuncio lo más pronto posible”, afirmó monseñor Gregory Aymond, secretario del Comité de Culto Divino de la USCCB, “de forma que las parroquias puedan comenzar a ver cómo esta bendición puede integrarse en el tejido de la vida parroquial”.

 El don de los niños por nacer

 El texto se imprimirá en un folleto bilingüe (inglés-castellano) y estará disponible para las parroquias norteamericanas el día de la Madre. “Oportunamente, esta nueva bendición será incluida en el bendicional, cuando dicho libro sea revisado”, anunció Monseñor Aymond.

El rito fue preparado para apoyar a los padres que esperan el nacimiento de sus hijos, para alentar a las comunidades parroquiales a la oración y el reconocimiento del don de los niños por nacer y para crear conciencia del respeto de la vida humana en la sociedad. Según el comunicado oficial, el rito podrá ser ofrecido en el contexto de la Eucaristía o fuera de ella.

 La bendición tuvo su origen en una solicitud de monseñor Joseph Kurtz, arzobispo de Louisville, quien pidió al Comité de Actividades Provida averiguar si existía un rito aprobado para bendecir a un niño en el vientre de su madre.

 Cuando se comprobó que no había ninguno, el Comité lo redactó y lo sometió a la aprobación del Comité para el Culto Divino de la Conferencia, que lo aprobó en marzo de 2008. La Asamblea plenaria de los obispos de la USCCB ratificó esta aprobación y envió el rito a Roma para su edición y aprobación final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *