Archivo de la etiqueta: 7 de octubre

Toma nota de esta fecha: 7 de octubre… ¡UNA CITA POR LA VIDA!

El próximo 7 de octubre, estáis todos invitados a participar en la III Marcha Internacional por la Vida, que discurrirá por distintas ciudades españolas y otras ciudades del mundo. Se trata de conseguir la abolición de la pena de muerte y estas son las razones para participar en la Marcha:

Según las leyes abortistas, el aborto puede llevarse a cabo tanto contra una persona aún inconsciente (embrión, feto) como contra una persona consciente (feto).

En el supuesto de inconsciencia, cabe decir: El embrión humano es la persona en uno de los estadios de su existencia —como la etapa fetal, la de la niñez, la de la edad adulta o la de la vejez— y no un objeto no identificado. De hecho, en su etapa embrionaria, la persona genera un ADN diferenciado del de cada uno de sus progenitores, en virtud del cual refleja su fisionomía, su anatomía, su fisiología,… Y, cuando se dice que «genera», no es solo que «alberga» un ADN diferenciado como el que puede albergar un cabello. Para localizar a la persona generadora del ADN contenido en un cabello, hemos de ir a buscarla fuera del cabello. Para localizar a la persona generadora del ADN contenido en el embrión, no hemos de ir a buscarla a ninguna parte: ya estamos ante ella.

Además, el hecho de que una persona en su etapa embrionaria se encuentre inconsciente no cohonesta su asesinato. Y aun es más, la inconsciencia de la víctima es una agravantetécnicamente denominada «alevosía».

En este sentido, no deja de constituir un crimen, por ejemplo, la violación de una mujer porque se encuentre en estado de coma. Y, si tampoco de deja de constituir un delito de hurto la sustracción de un objeto propiedad de un tercero sin que este sea consciente de ello, cuanto menos puede eximir de responsabilidad penal el que a la víctima le arrebaten —no un objeto sino— la propia vida, aprovechando su estado de inconsciencia e indefensión. Cuestión de tacto.

Y aun es todavía más: en la definición jurídica del hurto, se especifica que no hay voluntad del dueño de la cosa de ser desposeído de la misma. Precisamente, si el hurto no se convierte muchas veces, en la práctica, en robo (violencia en las cosas y/o en las personas), es porque la víctima no reacciona ipso facto contra su desposeimiento, al no percatarse de él. Ahora bien, se da por sentada su voluntad en contrario, aunque el delincuente no le haya dado ocasión de pronunciarse al respecto. ¿Por qué no se considera de la misma manera que la persona en estado embrionario no tiene voluntad de que le quiten ni más ni menos que la vida? —En el aborto, como en el robo, se da, además, violencia–.

Pero, como ya hemos apuntado, la práctica del aborto no excluye tampoco a aquellas víctimas que pueden sufrir, retorcidas de dolor al quemarse en soluciones salinas, al ser descuartizadas por cuchillas, succionadas y descoyuntadas, cual basura, por modernos aspiradores, desnucadas por estocada de tijera «médica» que más recuerda al garrote vil… todo ello en el refugio del seno materno.

Otras de las razones que se suele esgrimir para cohonestar el asesinato de criaturas en el vientre de su madre son la enfermedad y la malformación. De nuevo el encarnizamiento sobre el más débil.

Aquellos que se lucran asesinando practican, a todas luces, «capitalismo salvaje». Sin lugar a dudas, nuestra sociedad degenera hacia la deshumanización.

Urge que nos defendamos. Si deseas ir “vestido” con los colores que defienden la vida, HAZ CLIC AQUÍ