Archivo de la etiqueta: transexualidad

Lo que nunca te contarán: Tasa de Suicidio de Transexuales

Lo que nunca te contarán los medios de comunicación… ¡ni los políticos! Rivka Azatl (2/7/2015): De acuerdo al artículo “Transgender Suicide Attempt Rates Are Staggering” un número desproporcionado de adolescentes y personas adultas trans y no conformes con el género registran cifras de intento de suicidio desproporcionadas con respecto a las tendencias en los Estados Unidos.tasas-de-intento-de-suicidio

De acuerdo a una encuesta realizada por The Williams Institute en colaboración con American Foundation for Suicide Prevention, el 4.6 por ciento de la población total ha reportado intentos de suicidio, sin embargo, esta cifra se incrementa entre un 10 y un 20 por ciento para las personas lesbianas, gay o bisexuales. En comparación, el 41% de las personas transexuales, o no conformes con el género, entrevistadas reportaron intentos de suicidio.

                                          Transexualidad: datos y mentiras

ReL-Javier Moreno (17/3/2017): Hace unos días se elaboró una propuesta en la plataforma Change.org para vetar una campaña llevada a cabo por la fundación ultracatólica Hazte oir, de la cual me gustaría aclarar que me desentiendo. A través de esta campaña, HazteOir busca informar en colegios e institutos sobre las consecuencias que tiene en los niños las pautas socialmente aceptadas y establecidas por el colectivo LGTBI sobre temas tan serios como la transexualidad.

En concreto, la ira contra esta campaña fue desatada por un eslogan en el autobús de la campaña: ”los niños tienen pene, las niñas tienen vulva, que no te engañen.”

Este eslogan ha despertado a los llamados ‘’justicieros sociales” los cuales, sedientos de la reconfortante sensación de formar parte de una minoría acosada, oprimida, y perseguida (incluso si no fuese el caso), han respondido con más de 44.000 firmas para acabar con esta campaña que hace ”imposible la vida a estos pequeños valientes” en un mundo ”en el que son tan frecuentes los suicidios de menores LGTBI provocados por el acoso escolar.

Es aquí donde creo que es importante aportar un poco de dosis de realidad con el irrefutable peso de las estadísticas ”ultrareligiosas”, de la mano de expertos de institutos médicos y universidades de referencia de todo el mundo, las cuales apoyan lo que dicta la biología básica: el sexo no es intercambiable. Por favor, si a estas alturas ya estas echando humo, deja de leer y cálmate, aún no has visto nada.

  1. La tasa de suicidios entre transexuales es del 40 %. Esto es 20 veces más elavada que una persona no transexual, y se distancia enormente de cualquier otro colectivo o minoría como los homosexuales, las víctimas de violencia de género, de acoso racial etc. Como excepción, estos números son curiosamente igualados por aquellos que sufren de trastornos tales como la esquizofrenia y bipolaridad.
  2. La tasa de suicidios es virtualmente la misma en transexuales antes y después de operarse, poniendo de manifiesto que los tratamientos salvajes (los cuales trataré en unos momentos) a los que se les somete no funcionan, sino todo lo contrario, pues de hecho el número de suicidios es más grande entre aquellos que se someten a tratamientos como el hormonal.
  3. Un estudio del instituto Williams en Estados Unidos demuestra que la tasa de suicidios entre transexuales que son identificados como tal es del 46 %, y es exactamente igual que en transexuales que pasan completamente desapercibidos. Este estudio concluye así que atribuir estos suicidios al acoso y la exclusión es absurdo y no tiene ninguna base, sin que esto implique negar que la exclusión social sea un agravante de la situación de estas personas (esto último es lógica aplastante, pero es importante aclararlo para evitar críticas). Es importante también mencionar que el único colectivo de la historia moderna con tasas similares de suicidios son los judíos en la Alemania nazi, ¿Crees de verdad que los judíos en la segunda guerra mundial sufrieron el mismo acoso que los transexuales en el mundo occidental?
  4. Estudios de la universidad Vanderbilt y la clínica Portman en Londres demuestran que niños y niñas que dicen identificarse con el sexo opuesto en edades tempranas dejan de hacerlo a edades mayores y de manera espontánea hasta en el 80% de los casos. Estos estudios apuntan a factores externos y perversos como unos padres que quieren una niña en lugar de un niño o viceversa como los causantes de la transexualidad. De hecho, muchos estudiosos conjeturan que existe una correlación entre la promiscuidad de los padres y la transexualidad, un estudio con el que Nacho Vidal se sentirá identificado (me entra la risa por no llorar), el cual hace poco apareció en un video echándole en cara a una religiosa que en la Iglesia se discriminara a estas personas, a lo cual ella asentía sonriente sacando a paseo una galante ignorancia que dolía.

Hablo porque si de verdad después de leer esto me quieres poner la etiqueta de transfobo, lo seré con orgullo. Y lucharé porque creo que es una salvajada y una incoherencia brutal que nadie levante la voz contra los tratamientos actuales a los que se somete a estos niños. Quien no quiera aceptar una clase de biología básica que no lo haga, pero que cargue en su conciencia que están apoyando a una sociedad que cree justo someter a niños de 12 años a tratamientos hormonales que evitarán su desarrollo biológico natural, creando secuelas que atentarán contra su vida, si no a través del suicidio, a través del cáncer. Que sepa también que la continuación de este tratamiento incluye una operación para eliminar el órgano sexual actual e introducir uno nuevo que el cuerpo tratará rechazar por todos los medios, y que creará secuelas mentales que son conocidas bien por expertos tales como el doctor Paul R. McHugh (por poner un ejemplo de tantos), antiguo jefe de psiquiatría de la universidad de Johns Hopkins, la cual eliminó estos tratamientos de su clínica tras observar estos efectos tan negativos en sus propios pacientes.

Como analogía del absurdo y lo malvado de estos tratamientos contra los cuales los justicieros sociales no levantan su voz ni recogen firmas, me referiré al fundamento de toda ley contra la pederastia (opino que estas leyes son leves). El fundamento de estas leyes reside en la idea de que los niños no son capaces de consentimiento. Curiosamente, existen leyes que amparan el tratar a estos mismos niños incapaces de consentimiento con hormonas y operaciones que no solo no cumplen su objetivo (los suicidios no disminuyen) si no que además agravan la situación de salud física y mental de sus pacientes.

Ya en Estados Unidos se están aprobando leyes que incluso niegan a los padres buscar medios alternativos como el tratamiento psiquiátrico y dejan al libre e inocente albedrio del niño que quiere ser niña el someterse a tales tratamientos.

Si aún esto no te convence, me gustaría no solo ver argumentos si no también escuchar de vuestro propio razonamiento dónde está la línea entre lo que es válido o no a la hora de identificarse con algo que no eres biológicamente hablando. ¿Qué pensáis del caso de la chica en Noruega que se cree un gato? ¿O de ese hombre transexual en Estados Unidos que clama ser una niña de 6 años? ¿O de Richard Hernández, el hombre que dice ser un dragón? ¿Deberíamos hacerles ver con bondad y las herramientas y terapias adecuadas que esto no es quizás lo mejor para ellos (algo que los justicieros sociales llaman oprimir)? ¿O deberíamos participar todos de esta ilusión paranoide?

 ¿Por qué en el caso de las personas que sufren de anorexia el mundo no participa de su ilusión y pone los medios para que se identifiquen tal y como son? ¿Estaría bien que, escalando estos casos extravagantes pero necesarios a la hora de desbancar a los defensores del absurdo, yo me considerara un chico de 16 años y por tanto me receptaran en el instituto? ¿ Dónde dibujáis esa línea, y con qué argumentos?

Para acabar, quiero aclarar que jamás en mi camino como católico he oído a ningún sacerdote o religiosa o cristiano laico si quiera mencionarse sobre este tema. Mis argumentos no se sostienen en la Biblia, ni en las doctrinas de la Iglesia. Se sostienen en algo tan duro y tan real como la biología, la estadística, y la opinión de expertos. Si no eres capaz de asumir esto y te parece más fácil firmar un papel y publicarlo en tu muro en Facebook para sentirte mejor contigo mismo adelante, has gritado por impulso y sin razonamientos y lo único que has conseguido es sentirte bien contigo mismo, nada más. Pero somos muchos los que de verdad estamos preocupados por la forma en que la comunidad LGTBI está utilizando a estas personas con un claro problema de identificación personal para cumplir sus objetivos, a costa incluso y como muestran los datos de sus propias vidas. Y no nos vamos a callar.

hijosgayComo siempre recomendamos un libro que seguramente nos ayudará a muchos a tomar mejores decisiones: Hijos gay, padres heterosexuales. ¿Que hacer?, un plan familiar.

Vídeo: Masculino o femenino, ¿Una construcción social?

El prestigioso Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia junto a otras entidades como FCAPA, Colegios Diocesanos, Escuelas Católicas y otras instituciones, ha editado un vídeo, desde el más profundo respeto, dirigido a valorar la transexualidad y más específicamente la Ley que la Comunidad Valenciana está elaborando.

Un vídeo (en español) que vale para todos, en todos los países, que debemos dar a conocer en nuestros medios (Twitter, Facebook, correo electrónico o cualquier otra red social… ¡ANÍMATE y HAZLO TÚ!

crisis y valores PORTADARecientemente ha salido a la calle un libro cuyo contenido es de personas sobresalientes en la sociedad del ámbito político, intelectual, eclesiástico y de la cultura que hablan de los procesos del cambio social que todas estas tendencias impositivas ideológicas están afectando a la sociedad: CONFERENCIAS SOBRE LA CRISIS, interesante fondo de ponencias que la Fundación valores y Sociedad promueve.

 

 

Niños y transexualidad. El Colegio Americano de Pediatría alerta de sus peligros.

La transexualidad en los niños promovida por la ideología de género, puede hacer un daño incalculable en los mismos, así lo constata una declaración del Colegio Americano de Pediatras sobre la ideología de género. 21 de marzo de 2016

fotonoticia_20150102223859_800Afirma que los niños que utilizan bloqueadores hormonales para reasignación de sexo necesitarán hormonas cruzadas al final de la adolescencia (testosterona y estrógenos) que se asocian con riesgos para la salud, entre ellos hipertensión, coágulos de sangre, derrame cerebral y cáncer. También está comprobado que las tasas de suicidio son veinte veces mayores entre los adultos que utilizan hormonas cruzadas y sufren cirugía de reasignación de sexo. Prosigue alertando de que los bloqueadores hormonales inducen un estado de enfermedad -la ausencia de pubertad- e inhiben el crecimiento y la fertilidad en un niño que antes era biológicamente sano.

También destaca que hasta un 98% de niños con género confuso y hasta un 88% de niñas en esta situación aceptan finalmente su sexo biológico tras pasar la pubertad de forma natural.

Asimismo, urge a los educadores y legisladores a rechazar todas las políticas que condicionen a los niños para aceptar como normal una vida de suplantación química o quirúrgica de su sexo por el sexo opuesto. Son los hechos, y no la ideología, quienes determinan la realidad.

Estos son los puntos que recoge la Asociación Americana de Pediatría en su declaración