Archivo de la categoría: Artículos

¿La era del aborto toca a su fin? ¡Ojalá!

La tesis de que el niño no es persona hasta que nace constituye uno de los grandes absurdos del pensamiento moderno.

La aparición en los medios de comunicación de la filtración de un documento del Tribunal Supremo Estados Unidos, de la más que posible derogación de la sentencia con la sentencia Roe vs Wade consagró el aborto en ese país, ha generado tanta controversia entre los partidarios de abortar –es decir, de asesinar niños en el vientre de sus madres-, como euforia entre los que defiende la vida no nacida.

Aquella sentencia, según los expertos, supuso un abuso legal que usurpó el derecho al debate de la práctica del aborto en todo el país desde 1973 y que posteriormente fue confirmada, azuzado por Planned Parenthood de Pennsylvania, y finalmente reformada por la sentencia Casey en 1992. Ahora, el juez Samuel Alito, encargado de redactar el dictamen del Tribunal, viene a decir que tal derecho –el de abortar- no existe ni  ha existido en la constitución de los Estados Unidos –y que yo sepa, en la de ningún otro país-, y que por lo tanto queda en manos de los estados y los ciudadanos la manera de procurar el aborto a las mujeres. Esta decisión, sin duda revitalizará el debate que hasta ahora estaba encerrado en un armario con siete candados.

Otra de las consecuencias que ha provocado la filtración, han sido las revueltas proabortistas. Como sus objetivos son salvajes y destructivos, hacen uso de medios de igual talante. Entre algunas otras acciones, por ejemplo, han tenido que proteger a los jueces Alito y Clarence Thomas; también han pintado e incendiado con bombas molotov algunas sedes próvida de EEUU e, incluso, como pude verse en este vídeo tuvieron que expulsar de una iglesia católica, donde se celebraba pacíficamente el culto de la misa, a unas feministas disfrazadas de “El cuento de la criada” (serie convertida en el baluarte cultural feminista, como ya expliqué hace tiempo). Ataques a iglesias que el propio Biden ha advertido que ni condena ni hará nada por ellas.

Para bien o para mal, el poder de un imperio se expande con él y Estados Unidos, con sus luces y sus sombras lo es –aunque en sus últimas décadas no haya brillado mucho el sol-. Por lo que seguramente todo esto terminará siendo un detonante mundial. Las reformas que se esperan serán dispares, porque los estados americanos son tremendamente discrepantes y la legalización del aborto se materializará a través de desde leyes light, muy protectoras de la vida porque se considera persona al no nacido, hasta leyes salvajes donde la vida en gestación no cuenta para nada y solo sirve la decisión de la madre hasta justo después de nacer el niño, al que no se le considera ciudadano hasta 24 horas después del nacimiento. Este abanico de posibilidades es también el que nos encontramos en Europa, donde España destaca con una de las leyes más permisivas, es decir más salvajes, y que como he dicho condena al que disiente de la práctica legal de abortar.

Quizá el sueño de la Organización de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud, de consagrar el aborto como un derecho, no humano, sino de la mujer, puede que de momento se retrase sine die a no ser que desde la administración Biden, es decir, los demócratas americanos, presionen a estas instituciones con otro tipo de prebendas –casi todas ellas de tipo económico y financieras-. Seguramente, pondrán en marcha a las jaurías feministas en todo el globo a la par que los medios de comunicación globales y progres descarguen sus baterías de titulares, eslóganes y contertulios a sueldo para propagar el fuego en las calles y que con toda esta presión obliguen a los jueces a dar marcha atrás. Y todo esto porque desgraciadamente hay más dinero que vidas en juego, aunque una sola vida no tenga precio.

¿Y qué dicen los políticos demócratas estadounidenses de lo que está sucediendo…? Pues en vez de mostrar respeto a su Tribunal Supremo y trasladar serenidad a la calle, especialmente después de la amenaza de los grupos abortistas que han convertido las calles en su campo de batalla, que prometen más violencia en todo el país: «Es nuestra última advertencia», han dicho. Sin emabrgo, el mismo presidente Joe Biden declara que «El “derecho” a matar bebés en abortos proviene de ser un “hijo de Dios”», en fin si alguien entiende la frase, que me lo explique. O Nancy Pelosi, que tacha a los republicanos pro-vida de ser una “secta” porque no apoyan el aborto. También la gobernadora Kathy Hochul aportará de las arcas del Estado de New York 35 millones de dólares más, destinado a los abortorios «para asegurar que la posibilidad de que las mujeres puedan abortar». Y por poner un ejemplo más, la senadora demócrata Tina Smith, aseguró en una entrevista para la CNN –ya saben ustedes…–, que tumbar la sentencia a Roe tendría, «un efecto ‘muy dañino’ en la economía».

Y en España, ¿qué creen que pasaría si nuestro Tribunal Constitucional por fin desempolvara la demanda contra la ley del aborto que tienen sobre la mesa desde hace años, si se decantaran por hacer algo similar…? Lo mismo, que los medios de comunicación y los partidos políticos, empezando por la ultra izquierda podemita, pasando por el PSOE y terminando por el Partido Popular, harían lo mismo porque todos –incluidos los partidos nacionalistas y regionalistas- están en la misma batalla de desconstrucción cultural que les lleva a decir lo que hay que decir y no desmarcarse de nada de lo que el guión hegemónico.

7 lecciones éticas en torno a la crisis sanitaria

La revista Misión ha publicado un artículo que nos ayuda a ser más conscientes del mundo que nos rodea y, especialmente ante las circunstancias dolorosas, en este caso de la pandemia que ha matado a casi medio millón de habitantes en todo el mundo.

La crisis del coronavirus ha llevado a los titulares y a las sobremesas cuestiones sobre la vida y la muerte. Mitos como la “muerte digna” parecen esfumarse cuando todo un país se vuelca en la lucha contra una pandemia. Sin embargo, aunque parezca contradictorio, esta podría ser una oportunidad para el avance de la cultura de la vida. En efecto, la crisis sanitaria ha puesto el foco en los problemas morales y nos ha obligado a navegar en la ética y la bioética. Aquí recogemos algunas lecciones aprendidas.

Belén Huertas y José Antonio Méndez han recopilado 7 puntos certeros que dan en el clavo y que se resuelven estos epígrafes

Cuidar nos hace felices.

Somos vulnerables.

Los mayores son nuestro gran tesoro.

Es preciso tratar dignamente al que sufre.

El deber moral exige aumentar recursos.

La complejidad no es excusa para “deshumanizarse».

La ciencia necesita a las humanidades.

Si deseas leer el artículo completo puedes seguir este enlace y si deseas tener una visión más positiva en la vida, te recomendamos este libro (clica en la foto para saber más de este título):

Respirando alegría

Recuerda que puedes ayudarnos a seguir difundiendo el bien gracias a tu sencilla donación DONA AQUÍ

¿El homosexual nace o se hace? Esa no es la pregunta…

El pasado 30 de agosto se publicó en la revista Science el estudio genético más amplio realizado hasta la fecha sobre la orientación sexual. Los veintiún investigadores, de diferentes centros y países, han identificado variantes genéticas asociadas a la conducta no heterosexual analizando el genoma completo de 477.522 participantes de Estados Unidos, Reino Unido y Suecia. Esta enorme muestra permite calificar de certeza científica aspectos ya conocidos, pero necesitados de confirmación con muestras más amplias.

La doctora Natalia López Moratalla confronta en este breve ensayo uno de los tópicos más importantes que los bloques homosexualistas se han empeñado en defender para justificar su estilo de vida.

¿Qué son variantes genéticas y qué información aporta su análisis? El ADN humano tiene 3.200 millones de pares de bases con secuencias concretas de las cuatro existentes: adenina (A), timina (T), citosina (C) y guanina (G). Los individuos de cada especie tienen la misma secuencia, pero en lugares concretos (loci) existen variaciones muy pequeñas como el cambio de una sola base por otra. Por ejemplo, el genoma de unas personas tiene en un sitio (locus) concreto de un cromosoma GTGCT, y el de otras, GTCCT. Si esa variación ocurre al menos en un 1% de una población, quienes la tienen poseerán un rasgo característico que les diferencia de los que no la tienen.

1. No existe un gen que determine la homosexualidad

Una conclusión del estudio es que la base genética que subyace a la conducta homosexual es amplia, poligénica. Ciertamente, es bien conocido que no existe un único determinante genético –a veces denominado “gen gay” en los medios de comunicación– que cause esa tendencia, ese rasgo. No existe un determinismo genético que haga que, como a veces se dice, algunos “nazcan homosexuales”.

Por el contrario, como queda claro tras esta publicación, muchos loci con efectos individualmente pequeños y diseminados por todo el genoma contribuyen a una predisposición. Una predisposición significa que la genética no causa necesariamente ese rasgo y que la tendencia se manifestará o no por la influencia de otros factores no genéticos –el entorno, la personalidad, las vivencias–, y la conducta dependerá de una decisión personal. Por ejemplificarlo, con el peligro de los ejemplos si se toman al pie de la letra, hay personas con predisposición a alto peso y existe base genética para esa tendencia, pero dependerá también de las costumbres alimentarias, el ejercicio, etc. que lleguen o no a sufrir una cierta obesidad.

«No existe un único determinante genético –un “gen gay”– que cause la homosexualidad»

Natalia López Moratalla es catedrática de Bioquímica y Biología Molecular

Naturaleza y crianza

En este estudio no han encontrado influencia del cromosoma X, lógicamente de origen materno, en la homosexualidad masculina, que algún estudio no confirmado había propuesto. Sin embargo, se conoce que en este cromosoma se encuentra el gen que codifica para el receptor de andrógenos que tiene un papel esencial en la arquitectura cerebral. Este gen tiene una forma potente y otra débil, por lo que la presencia de la forma débil resulta en una menor masculinización del cerebro.

«Ni la orientación sexual es una mera cuestión de elección, ni el perfil genético predice la conducta homosexual»

Natalia López Mortalla
Si deseas leer todo el artículo procedente de Aceprensa, sigue este enlace 

Para información y formación, recomendamos Como entender la homosexualidad un ensayo de escrito por Vicente Villar Amigó y Barbara Dale O´Leary. Los autores han criticado abiertamente el activismo y poderío homosexual, lo que ahora suele llamarse «lobby homosexual». El temario está ideado en forma de preguntas que han recibido los autores o que han ido surgiendo en los diferentes medios de comunicación.

 Recuerda que puedes ayudarnos a seguir difundiendo el bien gracias a tu sencilla donación DONA AQUÍ 

El porno es un espectáculo y, como tal, una mentira… y es accesible desde la infancia

La apreciación de la realidad de muchas personas se confunde con la ilusión de un deseo, muchas veces escondido en el subconsciente que le lleva a vivir algo que está fuera de la realidad. Uno de estos casos es la felicidad que se confunde con pasarlo bien. Esa es la base del entretenimiento que proporciona el ocio de hoy: impresiones cada vez más fuertes que te hagan vivir un mundo paralelo para que no pienses en tu infelicidad.

La palma de esta tendencia, fruto del nihilismo posmoderno, es la pornografía. Nunca en la vida había sido tan fácil y barato acceder a la carne cruda. Y, cuando digo fácil, es que es tan fácil como ser poseedor de un smartphone, herramienta a la que acceden con rango de propiedad cada día más niños y niñas, cada vez más jóvenes. Se ha convertido en el regalo estrella de papás y abuelitos cándidos para las Primeras Comuniones -que las tenemos a la vuelta de la esquina-, Reyes Magos o final de curso. Da como resultado que el 6,9% de los niños de 9 a 10 años puedan chatear y que a los 12 años, el 75,1% también lo hagan, y un 91,2% a partir de los 14. Es absurdo por parte de los adultos, por peligrosa y por innecesaria, exponer a los menores a ciertas experiencias de las que desconocemos sus consecuencias. Y no lo digo yo, también los sexólogos de prestigio avisan contra estas tendencias tan modernas y tecnológicas. Si nos llevamos las manos a la cabeza cuando se pretende dar cancha amplia a grupos LGTB, donde les hablan de la libertad de género y el uso en barra libre de su cuerpo y el ajeno, siempre y cuando haya consentimiento… ¿Por qué no vemos el peligro de este regalo envenenado? Y no está de más recordar, que ese cacharro se considera como un terreno privado donde conversaciones, visitas a sitios, app y juegos, quedan ocultos a sus padres, aunque sean ellos quienes paguen la factura.

[Si desea leer el artículo completo, siga este enlace]

Libro recomendado

BDF -Bienestar Digital Familiar de José María Corbí. Si reconocemos que la ventana por donde se cuelan aquellos que no deseamos para nuestros hijos precisamente es el móvil o celular, la tableta o el ordenador, este libro es imprescindible. Escrito por un padre de familia que se dedica profesionalmente al marketing online y que sabe qué hacer y qué decir para evitar en la medida de lo posible los encuentros de nuestros hijos con el otro lado de sus pantallas. Un libro magníficamente estructurado con gráficos y cuadros muy pedagógicos, que enseñan a padres, madres, orientadores escolares, tutores, etc… porque abordan las principales preocupaciones relacionadas con la “vida digital” posibilitando que, al terminar la lectura, sean conscientes de a qué se enfrentan.

 

Embarazo, aborto espontáneo y provocado: su influencia en la salud y en la mortalidad de las madres

Puede establecerse una correlación entre abortos, tanto espontáneos como provocados, e incremento en el riesgo de muerte o la aparición de determinados trastornos en las mujeres analizadas.
El Observatorio de Bioética, perteneciente al Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Católica de Valencia ha publicado recientemente este artículo del doctor Julio Tudela

Varios estudios han analizado la posible relación entre el historial de embarazos, abortos espontáneos y abortos provocados y el riesgo de sufrir determinados trastornos, así como las tasas de mortalidad en determinadas poblaciones de mujeres.

Una revisión sistemática, muy robusta estadísticamente, ha tratado de aglutinar estos estudios con el fin de extraer conclusiones representativas sobre la incidencia de los abortos, tanto espontáneos (“miscarriage”) como provocados (“terminations of pregnancy” (TOP))- en la frecuencia de aparición de determinados problemas de salud y tasas de mortalidad subsiguiente en las mujeres que han experimentado un embarazo, así como la posible relación entre el número de embarazos no finalizados y el incremento de estos riesgos en una misma mujer.

El estudio ha seleccionado un total de 68 trabajos que han relacionado la tasa de embarazos que acaban en nacimientos y los que terminan en aborto, con la prevalencia de trastornos y mortalidad en las mujeres afectadas.

Del análisis de los datos ofrecidos en los diferentes trabajos seleccionados, los autores extraen la conclusión de que puede establecerse una correlación entre abortos, tanto espontáneos como provocados, (…) [Ver artículo completo]

El artículos está fragmentado en estas dos partes tan importantes:

–> Mayor riesgo de muerte tras un aborto provocado

–> Causa-efecto entre aborto provocado y diversos problemas de salud

Libro recomendado: Mujeres Silenciadas propone ir más allá de los aspectos políticos del aborto. Durante más de 30 años, en los Estados Unidos se ha mantenido un debate abierto sobre el aborto. En ese período de tiempo, más de 30 millones de mujeres han abortado al menos una vez en su vida… ¿Qué ha sucedido con ellas a lo largo del tiempo? ¿Cómo y con qué se han tenido que enfrentar?

Para tener autoridad… ¡de la buena!

Lo primero felicitar a todos los padres en este día tan señalado para ellos. Y por esta razón traemos este artículo  de Álvaro Lucas a raíz de la traducción de este libro: How to Raise Kind Kids.  Thomas Lickona, en este libro  hace un retrato de los padres con una autoridad clara, que combina razonamientos con cariño.

Las cinco claves fundamentales son las siguientes:

1. Tienen claros algunos principios de actuación de acuerdo con los valores de la familia.

2. No permiten ninguna contestación irrespetuosa, ni en el tono ni en el contenido.

3. Se toman en serio las cosas pequeñas de los hijos.

4. Enseñan disciplina de un modo en que los hijos asuman la responsabilidad de sus actos.

5. Supervisan con delicadeza.

Si las normas están claras y razonadas desde el principio, los hijos entienden que no son arbitrarias.

Si quieres leer el artículo completo, sigue este ENLACE

Cómo educar hijos amables ¿En qué consiste la verdadera amabilidad?

¿Por qué ser buenos? ¿Por qué hacer el esfuerzo de desarrollar un carácter amable? ¿En qué consiste la verdadera amabilidad? Son preguntas que plantea Thomas Lickona en su libro How to Raise Kind Kids. Ser una persona con carácter significa tratar de ser la mejor persona que se puede ser, pero teniendo claro que dar lo mejor de sí no significa ser perfecto. (por Álvaro de Lucas)

How to Raise Kind Kids es el resultado de toda una vida dedicada a la educación del carácter. Lickona, especialista en psicología del desarrollo, es el director y fundador del Center for the 4th and 5th Rs (Respeto y Responsabilidad) en la Universidad del Estado de Nueva York.

(Artículo publicado en Aceprensa)

No se trata de promover constantemente acciones externas, sino acciones motivadas por una actitud interior de preocupación por la felicidad de los demás

En este libro sostiene que la amabilidad no es simple cortesía, sino el fruto de la decisión de querer hacer el bien y del ejercicio de una serie de virtudes. Como decía Aristóteles, “llegamos a ser buenos haciendo el bien”. Por eso, los padres deben convertirse en los entrenadores del carácter de sus hijos, ayudándoles a convertir ciertos comportamientos en hábitos. Y una parte importante de la labor de un entrenador del carácter es saber hacer todo esto en el momento adecuado.

La amabilidad como actitud.- En un discurso dirigido a un grupo de estudiantes de la Universidad de Syracusa, el escritor estadounidense George Saunders les propuso que pensaran a qué personas recordaban con un cariño profundo, contestando él mismo que seguramente les vendrían a la cabeza aquellas que habían sido especialmente amables con ellos. Pues todo aquel que se precie de ser un buen padre quiere que sus hijos sean recordados así.

Los padres quieren que sus hijos sean buenas personas, que sean felices, que tengan amigos; que descubran sus talentos, el sentido de sus vidas y que logren cierto nivel de éxito en aquello que se sientan llamados a llevar a cabo. Pero el éxito será hueco si no tienen un buen carácter.

Si nos preocupamos de verdad por fomentar la amabilidad, encontraremos la manera de proporcionar estructuras de apoyo que ayuden a los niños a superar tendencias sociales negativas y a desarrollar una comunidad que tenga sus propios medios para que nadie quede fuera de ella. No se trata de promover constantemente acciones externas, sino acciones motivadas por una actitud interior de preocupación por la felicidad de los demás.

Hijos con derecho a todo.- Desde una perspectiva centrada en Estados Unidos, pero trasladable en muchos casos a otros países, Lickona llama la atención sobre algunos factores que contribuyen al déficit de amabilidad en la sociedad actual.

Uno es la mayor crispación política. Mucha gente que solía discutir sus diferencias políticas e ideológicas con amigos o conocidos confiesa que hacerlo ahora es más difícil, si no imposible. Los padres deben afrontar este problema con los hijos, adaptando las conversaciones a sus edades. Es adecuado preguntarles en momentos distendidos –por ejemplo, durante la cena– qué comportamientos observan en el colegio. Cómo se tratan los compañeros unos a otros. Comentar las noticias. Plantearles cómo actuarían en determinadas situaciones. Cómo podemos demostrar respeto hacia aquellas personas que piensan de manera diferente a nosotros.

Otro problema es la mentalidad del derecho a todo, que ralentiza que nuestros hijos sean conscientes de la responsabilidad que tienen en el desarrollo del bienestar y la felicidad de otros, empezando por la propia familia. La responsabilidad está estrechamente conectada con la amabilidad, pues en la medida en que los niños son amables piensan con naturalidad en los demás y menos en sí mismos. Por eso, cuando la amabilidad tiene un papel destacado en la cultura familiar, los hijos disfrutan más haciendo cosas por los demás.

En muchos casos, el carácter endeble de los jóvenes es el resultado de que no les haya faltado de nada, además de tener padres que les sobreprotegen. Los padres de hoy ya no son padres helicóptero, sino “cazas de guerra”, dice Lickona. Para ilustrar esta realidad pone el ejemplo de unos padres que con una hija de 9,7 de media quieren saber cómo pueden ayudarla a mejorar… en sus estudios.

Otros dos factores son el dominio de las pantallas en la vida familiar y la sexualización de nuestra cultura, alimentada por la pornografía y por los aspectos más nocivos de las redes sociales.

Cómo crear una cultura familiar positiva.Para lograr que los hijos lleguen a ser amables, respetuosos y responsables es necesario fomentar una cultura familiar en la que sus miembros estén constantemente instados a vivir por un ideal elevado que tenga en cuenta a los demás y responda a sus necesidades con espíritu de generosidad. Lickona sugiere seis principios de actuación:

Hacer del carácter una prioridad en la familia. Así como las empresas se definen mediante una misión, también las familias deben pararse a pensar qué es lo que las define. ¿Qué clase de familia nos gustaría ser? Cuando llevas a cabo esta tarea, quieres hacer explícitos y concretos tus valores principales para que todos en la familia los tengan claros, cada uno a su nivel.

Es importante que los hijos participen activamente en la definición de esa misión y valores, porque si se utilizan algunas de las ideas que proponen, su compromiso será mayor. Cualquier conflicto, suceso o situación de tensión deberá verse con los ojos de la misión, haciendo más fácil una respuesta clara y común por parte de todos.

Cuando la amabilidad tiene un papel destacado en la cultura familiar, los hijos disfrutan más haciendo cosas por los otros

Un ambiente familiar positivo y amable no es posible sin la gratitud como bandera. Es fundamental mostrarse agradecido por lo que otros han hecho por nosotros. Las frecuentes expresiones de agradecimiento crean una atmósfera familiar de cariño. Crear rituales de agradecimiento como dar gracias antes de las comidas, comenzar una conversación familiar haciendo una ronda de agradecimientos ¿Por qué tenemos que dar gracias hoy? Y dar gracias con los niños antes de ir a dormir. La gratitud es un gran paso en el desarrollo de una cultura de la amabilidad en una familia.

Dedicar a los hijos tiempo y afecto. Dedicar tiempo a cada hijo, incluso cuando se tiene una familia numerosa, porque en ese tiempo muchas veces se producen ocasiones para que cuenten sus cosas en una forma más íntima. Evidentemente, las comidas en familia son esenciales porque supone una inyección de intimidad familiar para compartir nuestros pensamientos, experiencias y valores. En ellas surgen de un modo natural preguntas sobre el mejor o el peor momento del día, qué cosas hemos aprendido, a quién hemos ayudado o si nos han ayudado en algo. Este tipo de encuentros facilita que cuando alguno de los hijos tiene un problema, pueda compartirlo en familia y se le pueda ayudar.

Ejercer la autoridad con delicadeza. En The Moral Child, William Damon, psicólogo de Stanford, afirma que el futuro desarrollo moral de los hijos descansa en cómo hayan logrado sus padres hacerse respetar y ser obedecidos. Por otro lado, en Take Back Your Kids, el psicólogo de familia William Doherty afirma que “nos enfrentamos a una epidemia de inseguridad parental”. Los padres que desarrollan una autoridad adecuada suelen combinarla con razonamientos y cariño, pero atajando desde el principio cualquier falta de respeto.

Dar a los niños voz y responsabilidad en la familia. Diversos estudios demuestran que los niños se benefician de las experiencias de refuerzo moral. Estas experiencias les permiten participar en decisiones que afectan a sus propias vidas y las de otros. A lo largo del tiempo, les ayuda a desarrollar confianza en su capacidad para influir en el entorno y aumenta su deseo de contribuir con un impacto positivo en el mundo.

Es importante también darles responsabilidades desde pequeños de acuerdo con su edad. Hacerles ver que es un privilegio pertenecer a una familia, pero ese privilegio comporta unas responsabilidades. Por eso no hay que olvidar, como señala Irene Freundorfer, educadora familiar y madre de seis chicos y cuatro chicas (www.10kids.com) que “incluso aunque se trabaje para lograr una actitud cooperativa, se debe dejar claro a los hijos que hacer su parte de las tareas del hogar no es una opción, sino una obligación”.

Difundir la compasión más allá de la familia. En Parenting for Character, el educador Andrew Mullins explica cómo un amigo logró implicar a su hijo de 15 años en la ayuda a los más necesitados. El chico insistía una y otra vez en que su padre debía comprarle unas nuevas zapatillas de 200 dólares, hasta que el padre le propuso un día salir a cenar fuera de casa. Le llevó a la ciudad y allí estuvieron haciendo cola en un comedor social. Han pasado ya dos años y desde entonces el chico colabora en ese comedor social una vez a la semana.

¿Cómo hacer ver a los hijos que la gente fuera de nuestra familia también nos debe importar? Con el ejemplo.- Hay miles de historias de chicos que cambian su actitud por la experiencia del servicio directo a los demás. ¿Cómo hacer ver a los hijos que la gente fuera de nuestra familia también nos debe importar? Con el ejemplo. Lickona cuenta que uno de sus estudiantes compartió con él un recuerdo de algo que su padre había hecho: “En un frío día de diciembre en Brooklyn, cuando tenía 10 años, regresaba a casa con mi padre conduciendo el coche cuando él se dio cuenta de que había una persona aterida en la acera. Sin pensarlo, paró el coche, salió y le dio su abrigo, su gorro y sus guantes. Cuando le pregunté por qué había dado sus prendas a un desconocido, me contestó ‘porque los necesitaba’. Me sentí muy removido por la bondad de mi padre”.

Adoptar una visión noble de la vida. Otro estudiante de Lickona se quejaba al terminar un programa de educación del carácter de que, a pesar de que era bueno practicando el levantamiento de pesas, no podía competir con otros deportistas porque muchos de ellos consumían esteroides. Su profesor de educación física les había mostrado una encuesta en la que se preguntaba a los levantadores de pesas qué harían si pudieran tomar una droga que les garantizara ganar todas las competiciones en los próximos cinco años, aun teniendo la seguridad de que al terminar ese tiempo morirían inevitablemente. La mayoría contestó que la tomarían sin dudarlo.

¿Por qué un número significativo de jóvenes viven la vida con un enfoque cortoplacista? La respuesta de Lickona es que tienen un vacío espiritual. Algunos jóvenes carecen de una noble visión de la dignidad humana, del destino humano, del último significado de la vida. No saben por qué están aquí.

Algunas investigaciones recientes muestran que la fe y la práctica religiosa pueden ampliar las aspiraciones de los jóvenes. El informe sobre tendencias de la juventud Religious Involvement and Children’s Well-Being indica que los jóvenes que asisten con mayor frecuencia a servicios religiosos y que afirman que la fe es importante en sus vidas tienen mayores niveles de altruismo y menos de consumo de alcohol y drogas. Una de las maneras que tiene la religión de prevenir comportamientos antisociales o dañinos en los chicos es orientarles para que escojan a amigos que no estén relacionados con esa.

Mujeres hartas del feminismo

Los políticos han creado, o lo han alentado, el monstruo feminista y ahora no saben cómo huir de él. Un artículo de fondo sobre qué está sucediendo en la sociedad media con las chaladuras de las feministas radicales, y tres libros recomendados.

Está más que demostrado que la máxima que, ya en los años 60, se dijo sobre si corrompías a la mujer, corrompías a la familia y destruías a la sociedad, es verdad. La mujer es el eje que sostiene al mundo porque es la que tiene la capacidad de procrear y generar afecto a su alrededor. No es que el hombre no sea capaz de lo mismo, porque como tal, sin su participación biológica no sería posible la gestación y, por tanto, la reproducción, sin embargo, está en manos de la mujer querer o no, abrir o cerrar la puerta a la vida.

Llevamos décadas y vamos camino del siglo deconstruyendo el sentido biológico de la vida, la justicia por la mujer y el papel dominante del hombre. Ha sido pasito a pasito y es difícil a estas alturas dar marcha atrás para empezar otra vez. Es un camino mal hecho, confuso, cuyo objetivo se va cumpliendo lustro a lustro. La sociedad es presa de su propio discurso y depende, incluidos los propios políticos, de lo que se dice, no de la verdad. Es raro pensar que frente a un pensamiento globalista haya tanto enfrentamiento entre unos y otros. Pienso -sé que hoy día es una temeridad- que llevamos tantos años de relativismo que hoy se defiende el error como la Verdad y se combate a la Verdad como una obligación, de tal suerte que no hacerlo te margina en el ostracismo intelectual. Y sé que mucha gente lo hace pensando que hacen un bien, aunque estén equivocados, para ellos, sus hijos y los que vengan.

La sociedad es presa de su propio discurso y depende, incluidos los propios políticos, de lo que se dice, no de la verdad.

Las fuerzas políticas han encontrado una palanca fuerte y enfurecida como una madre coraje. Los partidos han creado un monstruo que les gobierna: el feminismo radical. Aunque todavía tienen cierta capacidad de pastorearlas cuando van en rebaño, de acercarlas a pesebres donde comer gratis de los impuestos de todos. La prueba está en lo que ahora se empieza a levantar en Andalucía, y me temo que no acabará pronto, con el cambio político de esta comunidad. 37 años de gobierno socialista con las hordas calladas hasta ayer mismo, que acudieron a despedir a Susana Díaz en autobuses de mujeres encolerizadas porque democráticamente hay cambio, y todo será aparentemente diferente a partir de 2019. Jaurías de votantes de izquierda que no movieron un dedo ni alzaron la voz ante la corrupción acumulada, el mangoneo institucional y el dinero robado de los parados porque quien lo hacía eran de los suyos, y nadie les decía que había que hacerlo.

Se atribuye a Rosa Luxemburgo la cita: «Quien es feminista y no es de izquierdas, carece de estrategia. Quien es de izquierdas y no es feminista, carece de profundidad». Sin embargo, el original es de Louise Kneeland, socialista y feminista norteamericana que, como no puede ser menos que todos sus correligionarios, pecaba de sectarismo intelectual. Sin embargo, Rosa Luxemburgo se oponía frontalmente a los conceptos de «izquierdas» y «feminista» y decía algo distinto: «[…] la igualdad política y social de los sexos no emana de ningún “derecho de la mujer” al que hace referencia el movimiento burgués de emancipación de las mujeres. Estos deberes no pueden deducirse más que de una oposición generalizada al sistema de clases, a todas las formas de desigualdad social y a todo poder de dominación. En una palabra, se deducen del principio fundamental del socialismo.» (Rosa Luxemburgo. La cuestión nacional y la autonomía, 1908). Fin de la cita.

En cada «avance» progresista les arrancan algo que solo ellas son capaces de dar porque solo ellas pueden tener y les diferencia del hombre.

Hay mujeres que sí han sabido qué es la vida y se rebelan ante una manipulación de la mujer en la que las incluyen inopinadamente. Se sienten ofendidas frente a las manifestaciones de chicas jóvenes, adultas y medio pensionistas que gritan los eslóganes escritos por dirigentes ocultos a las masas con el fin de dar un espontáneo resultado en las concentraciones que se dan con idénticos aspectos, palabrería y violencia en cualquier ciudad de nuestro país o países (en Iberoamérica) donde se suceden una tras otra las estrategias de populismo feminista internacional. Sin embargo, la realidad es que cuanto más gritan menos se oyen así mismas, porque la batalla como mujer la están perdiendo. En cada avance progresista les arrancan algo que solo ellas son capaces de dar porque solo ellas pueden tener y les diferencia del hombre… Conclusión, cada vez se parecen más a los hombres, ¡pobres!

Alteridad sexual (Palabra) de María Calvo Charro. El enésimo libro que trata del daño raíz que está haciendo la ideología de género. Este ensayo acomete la absurda explicación de que hombre y mujer somos diferentes biológica y psicológicamente, y no un hecho cultural o una presión de generaciones por parte de un supuesto heteropatriarcado; que se trata de una complementación necesaria para procrear, educar y trascender en los demás…

La diferencia prohibida (Encuentro) de Tony Anatrella. Nicolás Sarkozy en uno de sus discursos: “El 68 nos ha impuesto el relativismo intelectual y moral. Son los culpables del capitalismo sin escrúpulos y de la destrucción de la ética. Propongo a los franceses acabar con los comportamientos e ideas del 68”. Lo cierto es que mayo del 68 supuso una auténtica revolución en el terreno de los afectos y de la sexualidad. Muchos de aquellos niños de las flores, los del Haz el amor y no la guerra, años después se han visto envueltos en la guerra del divorcio y en la del aborto. Y ahora, sus nietos, tienen una batalla aún peor… ¡la pérdida de identidad sexual licuada en géneros!

La ideología invisible (Libros Libres) de Jesús Trillo-Figueroa. El ensayista Jesús Trillo dio un golpe sobre la mesa cuando publicó este libro allá por 2006, en pleno apogeo zapaterista, justamente el inicio de esta hecatombe de confusión en la que nos vemos envueltos 13 años después, donde al final no se sabe quién es quién, ni qué es qué, porque la metódica estrategia socialista en la disolución social se ha cumplido a rajatabla, y con la ayuda del liberalismo progresista de don Mariano Rajoy, que puso el punto y seguido a esta locura que nos toca vivir. Este libro es imprescindible leer, recomendar y estudiar, porque en él se vierten todos los pasos, algunos ya conocidos, de qué sentido político tiene generar esta confusión que, además de ser innecesaria para evolucionar y progresar la sociedad, está haciendo un daño de calado profundísimo que llevará generaciones recuperar (y eso si empezáramos hoy a hacerlo, claro).

Del panteísmo al transhumanismo

El panteísmo ecologista es la gran necedad de ahora mismo. Es lo que afirma Eulogio López en ese artículo breve, pero sólido.

El panteísmo ecologista es la filosofía que subyace alrededor del gran lavado de cerebro del mundo actual.

Hemos cambiado a Cristo por el planeta azul, la madre tierra, la diosa Gaia y Avatar -¡Salvemos al planeta!- y nos disponemos a esclavizar a la humanidad para salvar al puñetero planeta, cuando todo el universo fue creado para salvar al hombre de la penuria.

Por el bien del planeta, el hombre cede su libertad

Naturalmente, para invertir esta jerarquía de valores se necesita mentir mucho y cuando la mentira resulta creíble es cuando el poder sacar tajada de ello. Y ya lo creo que la sacará: a través del pesadísimo cambio climático y otras amenazas telúricas, el hombre estará dispuesto a ceder su libertad a cambio de una seguridad… para colmo, falsa. Cree que, si salva al planeta, vivirá más, a ser posible eternamente.

Y por vivir un año más, sacrifica su vida entera

No se da cuenta de que los médicos no nos han alargado la vida, nos han alargado la vejez. Y tampoco se dan cuenta de que el buen estado del planeta no se consigue a cambio de que el hombre retorne a la caverna.

Es más, la constante argumental es que lo que es bueno para el hombre también es bueno para el planeta tierra… de las narices.

Los médicos no nos han alargado la vida: solo la vejez

Pero, en cualquier caso, es la naturaleza la que debe estar al servicio del hombre, no al revés. El hombre, solo al servicio de Dios.

Y luego está el siguiente paso, el transhumanismo; el hombre que para largar más su existencia, empieza a depender de la máquina. Es el ‘ciborg’, que ya ni repara en la naturaleza ni en la vida, solo en la supervivencia.

Libro recomendado:

Manuel Guerra Goméz nos trae el libro, «La evolución del universo, de la vida y del hombre». Esta obra describe, e desarrollo y el destino del universo y de los organismos vivos, incluido el hombre desde el Big Bang de hace 13.700 años millones de años. La evolución presupone la creación. La «Nada»ni es ni evoluciona.