Archivo de la etiqueta: sexo

Volvemos al ataque, por que la vida hay que defenderla con uñas y dientes desde el principio.

Durante unos meses Vida Selección ha estado parado, pero latente. Hoy, comenzamos de nuevo la andadura y lo hacemos con un repaso de algunas de las publicaciones que pretenden demostrar que el sexo es algo bueno, gozoso y necesario… pero que no podemos convertirlo en moneda de cambio de intereses personalistas, ideológicos y desnaturalizadores.

amor-y-sexoPrimer libro recomendado, una novedad (2015):  Sexo, con alma y cuerpo. La cuestión es que tienes preguntas y te planteas: ¿es posible esperar hasta el matrimonio para tener una relación sexual? ¿Hoy se puede defender algo así? ¿Se puede proponer y vivir algo tan extraño, tan difícil de realizar? ¿Qué sentido tiene? ¿Por qué la Iglesia es tan tozuda? ¿No se dan cuenta los curas y el Papa de que se han quedado solos? ¿De que el mundo, la tele, los intelectuales, Hollywood y hasta mi bisabuela se ríe de ellos y no les hace ni caso?

Segundo libro recomendado, un imprescindible (2010): La profundidad de los sexos. ¿Qué son esos sexos que creemos conocer tan sobradamente? Contra todo dualismo (también contra todo proyecto técnico que reduzca el hombre a un material), este libro quisiera reconocer el espíritu que se da en la carne misma.

Tercer libro recomendado, un clásico (2005): Un momento inolvidable. Vivir plenamente la afectividad, el amor y la sexualidad. La sexualidad, omnipresente hoy día en nuestra sociedad, es mucho más que el mero placer físico. Un libro que habla de la sexualidad como algo más que sólo sexo. Jokin de Irala -su autor- no sólo pretende responder los interrogantes habituales que se plantean los jóvenes antes de entregarse a través de la sexualidad, sino que desea aportar también soluciones sencillas a los problemas que con más frecuencia encontrarán en sus inicios.

Cuarto libro recomendado, uno básico (2014): Retorno al Pudor. No pocos hombres y más mujeres se quejan hoy de una pérdida de intimidad y de profundidad en las relaciones de pareja. Quizá lo que echamos en falta es algo que naturalmente poseemos, el pudor, y que, como en otros desastres medioambientales, estamos arruinando con una sexualidad expeditiva e irresponsable.

La IPPF publica nuevas guías sobre sexo para la juventud

Por Amanda Pawloski. Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

NUEVA YORK, 8 de julio (C-FAM) Anticipándose a la conferencia de la ONU sobre la juventud que se celebrará a fin de mes, la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF, por sus siglas en inglés) dio a conocer dos publicaciones nuevas sobre el aborto y los derechos sexuales para la juventud. Los documentos son lo más reciente dentro de una campaña mayor de la organización que está dirigida a los adolescentes y a los niños de entre 8 y 13 años.

IPPF – La multinacional de la muerte, de Jorge Scala

La guía de derechos sexuales «Exclaim (¡Exclama!) demanda un saco sin fondo de protecciones y derechos sexuales y de género con la excusa del derecho internacional. «Los gobiernos deben respetar, proteger y dar cumplimiento a todos los derechos sexuales para la gente joven», afirma la publicación. La guía está diseñada como una herramienta para ayudar a los jóvenes a convertirse en defensores del sexo.

Aunque no existe derecho alguno al sexo o al placer sexual en los acuerdos internacionales vinculantes, la guía repasa una lista de derechos humanos presentes en la legislación internacional y explica cómo pueden ser interpretados como derechos sexuales. Dentro del «derecho a saber y a aprender» incluye «poner fin a los programas de educación sexual basados exclusivamente en la abstinencia y promover enfoques empíricos de la educación sexual integral».

La educación sexual integral, según la define la IPPF en esta guía, va mucho más allá de la biología e incluye la ideología de género, la identidad y las elecciones de estilos de vida. La publicación enfatiza: «Garantizar que todos los jóvenes comprendan que tienen derecho al placer sexual y cómo experimentar diferentes formas de placer sexual es importante para su salud y bienestar».

La guía también presenta algunas contradicciones. Cita la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño, que en su Artículo 5 establece: «Los Estados Partes respetarán las responsabilidades, los derechos y los deberes de los padres». No obstante, insiste en que los padres y el Estado son legalmente responsables de promover una visión del mundo y valores que la IPPF sostiene de manera particular. La guía demanda la liberalización del aborto, la auto identificación de género en documentos de identidad (en reemplazo de la identificación biológica -cambio de sexo-), el acceso irrestricto a los anticonceptivos y otros tantos reclamos polémicos.

La segunda publicación, los diarios de aborto titulados «I Decide» (Yo decido), presentan historias de mujeres jóvenes que quieren abortar, así como descripciones gráficas de sexo, consejos detallados sobre cómo evitar el embarazo y el modo en el que los adolescentes pueden eludir a padres en desacuerdo.

La publicación informa a las jóvenes: «si usas misoprostol por tu cuenta, se te aconseja que tomes los comprimidos poniéndolos bajo tu lengua y, de ese modo, nadie podrá saber que empleaste drogas para inducir el aborto, a menos que lo digas tú misma». La rama estadounidense de la IPPF recientemente estuvo bajo la mirada del público debido a las tácticas engañosas e ilegales empleadas en su trato con menores.

El año pasado, las Niñas Exploradoras se vieron envueltas en la polémica cuando se distribuyó otra guía sexual de la IPPF, titulada «Feliz, fuerte y [email protected]», durante una reunión paralela en el marco de la sesión de la Comisión sobre la Condición de la Mujer. Esta guía sexual, dirigida a jóvenes que viven con VIH y sida, promueve la masturbación, las relaciones sexuales bajo el efecto de las drogas y del alcohol, así como también el no revelar la condición de portador de VIH o de sida a la propia pareja.

La IPPF es una organización multimillonaria que cuenta, entre otras, con contribuciones del Fondo de Población de la ONU y de la Organización Mundial de la Salud. Esta organización ha convertido a la juventud y los derechos sexuales en una de sus áreas prioritarias de activismo.